TRADICIONES: Día de los difuntos en México.

 

Tradiciones: DÍA DE LOS DIFUNTOS EN MÉXICO    

 

            mexico4.jpg      

El Día de los Muertos en México se celebra el 2 de noviembre y según la creencia popular en este día los ya fallecidos regresan a sus hogares en la tierra. La fiesta comienza la tarde del 31 de octubre con los preparativos del Día de los Angelitos (también conocido como Día de Santos Inocentes, o Todos los Santos) que se celebra el primero de noviembre.


En este día, se recuerda a los niños muertos que alcanzaron a ser bautizados antes de morir. Muchas familias construyen en sus hogares un altar para los espíritus y rendir así homenaje a los parientes fallecidos. La decoración incluye caramelos con los nombres de los fallecidos; flores, fotografías, y la comida y bebida preferida de los difuntos.

Velas e incienso se queman también para ayudar a los muertos a encontrar el camino a casa. Cuando llegan, a menudo encuentran cigarrillos o una toalla y un recipiente con agua que se ha dejado para que tomen un baño antes de participar en la fiesta. Para los pequeños no faltarán los juguetes.


         mexico15.jpg


En estos días también se arreglan las tumbas, normalmente se les aplica una nueva capa de pintura, se podan las malas hierbas de alrededor y se colocan coronas de flores. El 2 de noviembre, los familiares se reúnen en el cementerio para recordar el pasado mientras suena una banda de mariachi y beben tequila. Estas coloridas y alegres reuniones normalmente se iluminan con las brillantes luces de estruendosos fuegos artificiales.

Aunque el Día de Todos los Santos se refiere a muerte y tumbas también hay sitio para la gastronomía regional, que incluye dulces, manzanas y, sobre todo, el pan de muertos, hecho a base de huevo, harina blanca y una capa de azúcar que, a menudo, tiene forma de calavera.


         mexico2.jpg


Este día se celebra con una reunión en casa. Antes de la cena, los niños salen a la calle para pedir su "calaverita" es decir, un regalo, dinero o una calavera de chocolate o azúcar. Los platos más típicos son arroz con frijoles, pollo o carne con mole, calabazas dulces y batatas, acompañadas con cerveza o tequila y tazas de atole o café.
Desde mediados de octubre hasta la primera semana de noviembre, las tiendas y mercados de México están repletas de atavíos y cachivaches para el Día de los Muertos: calaveras, esqueletos, juguetes macabros, adornos hechos de papel y flores de seda, velas y cruces, y las típicas flores de estación, la caléndula y la cresta de gallo. El Día de los Muertos en los pueblos del estado de Michoacán tienen un toque distintivo que refleja la cultura de los indios Purepecha, pero la mayoría de las guías turísticas de México se refieren a cementerios de la Isla de Janitzio y Mixquical, hasta el punto que suele haber el mismo número de visitantes que participantes.


            mexico8.jpg


Mixquic

Fue una tierra de granjeros durante el imperio azteca y ahora es un distrito de la ciudad de México que sigue manteniendo el sabor rural y sus raíces indígenas. Cuando la oscuridad se cierne sobre el lugar, el resplandor de miles de velas votivas iluminan el camino de los que se han ido. Y a media noche, el sonido de las campanas los reclama de vuelta a su hogar. 


CALAVERAS DE AZUCAR Y ALTARES


              1284161730868-mexico.jpg
 
El Día de Muertos es una de las fiestas más importantes de México en la que se rinde homenaje a los difuntos. Aunque las tradiciones varían de un Estado a otro, comparten características uniformes que convierten esta celebración en una manifestación increíble de cultura y tradición.
 
Desde tiempos prehispánicos, se tiene la creencia de que las almas vuelven a visitar a sus familiares y comen y beben como hacían cuando estaban vivos. Los familiares les brindan ofrendas, en altares decorados típicamente con cempasúchil, velas, fotografías de los difuntos, y sus comidas y bebidas favoritas junto con otros objetos.
 
Las calaveras son una parte importante de la celebración del Día de Muertos. Originalmente, las calaveras y los esqueletos eran representados en el arte prehispánico mexicano, particularmente en la civilización Azteca. Las calaveras además son pieza importante en la configuración del altar, que se decora con diferentes colores. Los nombres pueden añadirse a las calaveras y los niños se los intercambian con los amigos.


              mexico10.jpg  


Otro básico en esta fiesta es el pan de muertos, hecho con anís, azúcar, mantequilla, huevos, harina, levadura y piel de naranja, y decorado con tiras simulando los huesos. Es una tradición de las familias reunirse para compartir el pan en recuerdo de sus familiares desaparecidos. Otro postre tradicional es la sabrosa calabaza en tacha, preparada con canela y azúcar moreno.
 
El uso de la calavera va más allá del Día de Muertos. En el siglo XIX el artista mexicano José Guadalupe Posada (1851-1913) usó esta imagen en referencia la inestabilidad política del país durante su época, representando a los políticos y a las figuras legendarias en un mundo de esqueletos y calaveras. Produjo más de 900 ilustraciones durante su vida, que todavía son usadas. Uno de sus dibujos más famosos es La Catrina.
 
Mientras
la nación entera celebra el Día de Muertos, algunas de las manifestaciones de mayor interés tienen lugar en Janitzio, Michoacán; Ciudad de Oaxaca, Oaxaca; y en Mixquic, a las afueras de Ciudad de México.  Otras celebraciones dignas de mención las encontramos en Mérida, Yucatán; Huejutla, Hidalgo; Chiapa de Corzo, Chiapas; y Jesús Maria, Nayarit.
 
Oaxaca, estado de Oaxaca
 
Para disfrutar de una de las manifestaciones más coloridas y mágicas del Día de Muertos, hay que visitar la ciudad de Oaxaca. Los mercados locales se llenan de actividades y preparativos, y se colocan imágenes de esqueletos juguetones en los escaparates de las tiendas y en las ventanas de las casas. El festival comienza normalmente el 31 de octubre, cuando las familias rinden homenaje a sus antecesores con altares muchas veces construidos cuidadosamente a mano. Con el paso de los años, los altares se han recubierto con objetos de arte, convirtiendo la celebración en una auténtica exhibición.
 
Durante los tres días, las ciudades organizan actos en el Cementerio de San Miguel, en el que se hacen exhibiciones, competiciones entre altares, música y rezos para los difuntos. En el Zócalo de la ciudad de Oaxaca (plaza principal) grupos de estudiantes compiten en la elaboración de gigantes moldes tridimensionales que representan tumbas, esqueletos y otros aspectos de la muerte.
 
Otro de los pilares principales de esta fiesta en Oaxaca es el mole negro, una salsa que lleva más de 20 especias y considerada “la reina de las moles” en la región. Típicamente servida en tamales, esta sabrosa pasta es disfrutada tanto por los vivos como por los muertos. Para más información visitar

 
Janitzio, estado de Michoacán
 
En el corazón del sur del estado de Michoacán está el lago Pátzcuaro, en el que se encuentra la isla de Janitzio. Esta isla de alrededor de 1.500 habitantes es célebre por su impresionante y colorida celebración de Día de Muertos. Muchas familias hacen sus propios cempasúchils con el pensamiento de que es mucho más apropiado para sus ofrendas. Las plazas se llenan de puestos que ofrecen todo tipo de coloridas figuras que hacen alusión a la muerte, las más populares están hechas de azúcar.


             mexico6.jpg
 
Por la noche, los barcos se decoran con velas y flores y llevan a los lugareños y los visitantes hacia el cementerio de la isla. Pasan allí toda la noche convocando a sus muertos para que vengan a la celebración con el sonido de campanas, los cánticos y el olor del incienso. Al día siguiente, los pescadores reman con sus canoas alrededor del lago haciendo un espectáculo con sus redes.
 
Cuando cae el sol, empieza el baile. La Danza de los Viejitos, originaria del estado de Michoacán de los tiempos prehispánicos, es un ritual en honor al sol. Para ir a la isla es necesario hacerlo en pequeños barcos que hacen el trayecto durante todo el día. Para más información visitar 
Mixquic, Ciudad de México
 
A más de 40 km. al sureste de la Ciudad de México, se encuentra la aldea de Mixquic, un imán para los lugareños y los visitantes durante estas fechas. El área adquiere un ambiente de festividad en los últimos días de octubre en los que los comerciantes ponen sus casetas en las calles para vender su cerámica del Día de Muertos. En el cementerio, todas las lápidas y parcelas de los familiares se embellecen de forma minuciosa con una gran variedad de delicias terrenales con la esperanza de atraer a los espíritus que se fueron.
 
En los hogares, las familias le dedican al difunto un altar donde colocan su fotografía, queman incienso en bracerillos de barro cocido, colocan sus alimentos y bebidas favoritas y lo decoran con papeles de colores, veladoras y flores junto a imágenes cristianas como un crucifijo y la virgen de Guadalupe.


           mexico25.jpg


En el oscuro descenso hacia Mixquic, el brillo de miles de velas ilumina el camino hacia los muertos. A media noche se les llama a casa con un afligido redoble de campanas. Entonces cada alma es rememorada con cariño recitando el Rosario.
 
Cada Estado del país rinde homenaje a sus difuntos con señas de identidad propios, pero todos ellos coinciden en la vistosidad y en la inigualable demostración de cultura y tradición que representan estos ritos. Una costumbre mexicana que reúne a amigos y familiares, no sólo para recordar a los difuntos, sino también para el disfrute de todos aquellos que están vivos. Una festividad no para reírse de la muerte sino para reírse con ella.

 mexico20.jpg

 

|

Comentarios

Comentarios de este artículo en RSS

Comentarios recientes

Cerrar